El aceite de coco o coconut oil es un súperalimento del que no para de hablarse, pues cada día se conocen nuevos beneficios de este sorprendente aceite vegetal. En la cocina es el más recomendado y en cuanto a usos medicinales y terapéuticos no tiene precio.

Coconut oil

Por otra parte, es el elemento estrella de numerosos tratamientos de belleza que suplen perjudiciales cosméticos y productos químicos. Quédate con nosotros porque cuando termines de conocer las propiedades de este saludable aceite no sabrás vivir sin él.

 

¿Para qué sirve el aceite de coco?

Los beneficios del aceite de coco son interminables, comenzando por ser un potente antibacteriano que acaba con las bacterias causantes de las úlceras, las infecciones de la garganta y del tracto urinario, así como otras infecciones bacterianas y con las enfermedades de las encías. Aparte, un elenco de bondades que te parecerá que no tienen fin y entre las que destacan las siguientes:

  • Previene que se propaguen las células cancerígenas, mejorando el sistema inmune, por lo que es calificado como anti-cancerígeno
  • Rebaja la inflamación y contribuye a reparar los tejidos, gracias a sus cualidades antiinflamatorias
  • Esta última razón hace que inhiba los microorganismos perjudiciales causantes de la inflamación crónica
  • Contiene ácidos grasos de cadena media y monoglicéridos iguales que los de la leche materna humana y que actúan como extraordinarios antimicrobianos
  • Es un eficaz protector contra los radicales libres, dada su acción antioxidante
  • Libra el cuerpo de piojos, tenias y otros parásitos, por lo que se le conoce como antiparasitario
  • Planta cara a la giardiasis, infección protozoaria que afecta a los intestinos, al ser un anti-protozoo
  • Ayuda a eliminar los virus que provocan gripes, herpes, sarampión, hepatitis C y SARS, lo que lo cataloga como anti-virus
  • Mejora la absorción de los nutrientes de fácil digestión, de modo que las vitaminas y minerales se hacen más disponibles para el cuerpo

¿Para qué sirve el aceite de coco?

Por si esto te parece poco tenemos mucho más que contarte sobre por qué te será fenomenal introducir el aceite de coco en tu dieta diaria.

 

10 beneficios científicamente probados de consumirlos

La combinación de ácidos grasos de cadena media por la que se caracteriza el aceite de coco incide muy positivamente en la  salud destacando como una forma ideal de perder peso. Junto a ello, mejoran la función del cerebro y tienen otros efectos que no te dejarán indiferente. Los 10 principales beneficios que experimentarás cuando consumas aceite de coco virgen y que son confirmados por la comunidad científica  se traducen en:

 

1º. Su combinación exclusiva de ácidos gratos lo dota de propiedades medicinales muy poderosas.

Hace un tiempo el uso de aceite de coco se consideró perjudicial al tratarse de una grasa saturada. Se da la circunstancia de que existen muy pocos aceites vegetales ricos en grasas saturadas y el coconut oil es uno de ellos, ya que casi el 90% de su composición se basa en esos ácidos.

Ahora bien, en contra de lo que pudiera pensarse, los últimos estudios médicos arrojan datos respecto a que usar grasas saturadas en la alimentación no tiene ningún efecto nocivo y que no existe ninguna asociación entres su ingesta y el riesgo de padecimiento de enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, el aceite de coco no concentran las mismas grasas saturadas presentes en carnes rojas o en quesos, sino que más bien sus grasas son las llamadas triglicéridos de cadena media que, como ya hemos apuntado, se dan en la leche materna y son magníficas para el organismo. Además, este tipo de ácidos grasos contribuyen a mejorare el estado del cerebro de quienes padecen enfermedades del estilo del Alzheimer o la epilepsia.

2º. Al acelerar tu metabolismo perderás peso.

Tan práctica cuestión merece un capítulo aparte pero ya te adelantamos que el aceite de coco tiene la virtud de acelerar tu metabolismo de manera que pierdas grasa con mayor facilidad. Pese a lo que pueda pensarse, en tu peso final no solo va a influir la suma y la resta de calorías, sino la procedencia de las mismas.

Beneficios y propiedades para nuestro organismo

3º. Las poblaciones que más lo toman gozan de una salud fuera de serie.

Piensa que hay muchas partes del  planeta en las que el consumo de coco es uno de los pilares básicos de su alimentación desde tiempos inmemoriales. Estamos refiriéndonos sobre todo a poblaciones que viven en el pacífico sur y que disfrutan de una salud de hierro, sobresaliendo el hecho de que en ellas las enfermedades cardiovasculares brillan por su ausencia. Poblaciones como los Tokeluanos o los Kitavans constituyen los mejores ejemplos.

4º. El aceite de coco es capaz de reducir tu apetito, por lo que comer menos no te costará apenas esfuerzo.

El motivo que lo justifica no es otro que el hecho de que sus ácidos grasos son metabolizados, dado que los cuerpos cetónicos que son formados contribuyen a reducir las ganas de comer.

 

5º. Sus ácidos grasos son transformados en cuerpos cetónicos, capaces de reducir las convulsiones.

Una dieta cetogénica es aquella que apenas contiene carbohidratos y con gran riqueza en grasa y proteína y está siendo objetos de numerosos estudios en orden a determinar cómo puede tratar enfermedades diversas. Lo que puede afirmarse hasta el momento es que a los niños que sufren epilepsia les es muy efectiva, ya que con ellas se aumenta la concentración de cuerpos cetónicos en la sangre, logrando el consiguiente cese de los ataques epilépsicos infantiles.

6º. El ácido laúrico que contiene  acaba con bacterias, hongos y virus, manteniéndote a salvo de infecciones.

Este ácido representa cerca de la mitad de los ácidos que se hallan en el aceite de coco, por lo que, cuando  se digiere enzimáticamente, da lugar a un monoglicérido cuyo nombre es monolaurina. Pues bien, ambos, es decir ácido laúrico y monolaurina, tienen la capacidad de acabar con patógenos como las bacterias, los hongos o los virus. Una de las bacterias a las que se ha demostrado que puede “dar jaque” es a la bacteria Staphylococcus Aureus y al hongo que se materializa en levadura Candida Albicans.Alimento para el bienestar y la salud

7º. Nunca habrás lucido un pelo tan sano ni una piel tan hidratada como con el aceite de coco.

Nutrir tu cabello con aceite de coco es una buena idea de presumir de melena, ya que   nutre tu cabello  y lo cuida más que muchas sustancias consideradas específicas para ello. En lo relativo a tu piel, los niveles de hidratación se verán incrementados y su contenido lípido mejorará claramente, por lo que es una terapia perfecta para personas con piel seca.

Junto a estas propiedades, no debe subestimarse su poder como óptimo dentífrico y, en particular como enjuague bucal,  pues llega a matar bacterias de la boca, con lo que contribuye a la buena salud bucal y termina con el mal aliento.

 

8º. Sus ácidos grasos aumentan la función cerebral en personas diagnosticadas de Alzheimer.

Esta temida enfermedad supone una de las principales causas de demencia senil que azota a una parte importante de la tercera edad. Uno de los problemas que acusan los pacientes de Alzheimer no es otro que el cerebro deja de ser capaz de usar la glucosa como energía. Como los cuerpos cetónicos cuentan con la virtud de proporcionar dicha energía al cerebro, se está estudiando la alternativa de aumentar la cantidad de cuerpos cetónicos en sangre, mejorando así las funciones cerebrales de estos pacientes, que verán reducidos los síntomas de esta complicada dolencia.

9º. Es un arma eficaz para combatir la peligrosa grasa abdominal.

La grasa abdominal es especialmente difícil de reducir, pero hacerlo es necesario pues tienes que tener en cuenta que rodea a varios órganos vitales, lo que aumenta notablemente sus riesgos. Se la conoce como “grasa visceral” y se la asocia con distintas enfermedades de las que se desarrollan en el mundo occidental.

10º. El aceite de coco te ayudará a mantener a raya tus niveles de colesterol, lo que hará que tengas menos posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.

El que contenga gran cantidad de grasas saturadas no es perjudicial para el perfil lípido de tu sangre, como pudiera pensarse en un primer momento. El “modus operandi” de las grasas saturadas es el de elevar el colesterol bueno o HDL y cambiar el colesterol malo o  LDL por otro subtipo que resulte menos dañino.

Ingerir aceite de coco equivale a reducir los triglicéridos así como los niveles totales de colesterol y el LDL, aumentando el HDL, y haciendo que mejoren tanto la coagulación como el estado de antioxidación en sangre, por lo que a largo plazo se verán disminuido el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

 

Aceite de coco ecológico y su impacto para perder peso

 

Producto ecológico para dietas

Seguimos insistiendo en que no todas las grasas saturadas son malas. Sirva como ejemplo la que contiene el aceite de coco, la grasa llamada triglicéridos de cadena media que tiene un tamaño reducido y no es utilizada por el cuerpo para construir más grasa, sino que la envía de forma directa a las células con el fin de convertirlas en energía y sin necesidad de pasar por el filtro del hígado, de modo que se convierte con inmediatez en energía y contribuye al aumento del metabolismo, que podrá quemar así más calorías.

 

Cómo tomarlo

Si no te gusta tomar el aceite de coco directamente por cucharadas, cualquiera de las siguientes opciones te vendrá bien:

  • Utilízalo para cocinar, tanto para freír como en la mayoría de tus recetas predilectas y remedios caseros
  • Mézclalo a medias con aceite de oliva a la hora de aderezar tus ensaladas
  • Tomado en suplemento como pastillas también es muy saludable
  • Consúmelo fresco, seco y rallado
  • Agrégalo a tus batidos y tés predilectos y te resultarán exquisitos

 

La manera en la que lo consumas no es importante mientras efectivamente lo hagas y, a la hora de cocinar, evites hacerlo con aceites vegetales procesados causantes de un sinfín de problemas de salud. Sustitúyelos por aceite de coco que, dada su concentración de grasas saturadas, no se oxida salvo que se caliente a altísimas temperaturas.

Piensa que los aceites hidrogenados son muy malignos por su contenido en grasa trans, una grasa tóxica que es producida durante el proceso de hidrogenación.

 

Otras recomendaciones

Utilizar aceite de coco todos los días es una opción estupenda. Hay quien después de beberlo, se lo unta por todo el cuerpo y el pelo.

Muy valorado y recomendado

Cuando ingieras vitaminas liposolubles u otro tipo de aceites, como el de bacalao, es muy recomendable que tomes también una cucharada de aceite de coco pues potenciará su eficacia y actuará como potente antioxidante.

Con el aceite de coco podrás realizar dos veces al día enjuagues (oil pulling) y hasta preparar pasta dental casera.

 

Dosis

Cuando te encuentres enfermo, se recomienda consumir de 4 a 8 cucharadas al día de aceite de coco hasta que te vayas sintiendo mejor. En ese momento, puedes bajar la dosis de 2 a 4 cucharadas diarias. Lo aconsejable es ir bebiéndolo poco a poco a distintas horas al día y no todo de una vez.

Quienes no lo hayan tomado nunca, pueden comenzar con una cucharadita (equivalente a 5ml) y, si es  bien tolerada, pasar entonces a una cucharada (equivalente a 15 ml).

Pasados unos cuatro días, ya puedes aumentar a dos cucharadas y cuando llegues a los diez días, comienza a tomar tres cucharadas. Dependerá de cómo vayas notando sus efectos, está en ti que subas o bajes la dosis.

En el caso de que andes buscando un específico objetivo, deberás tener un poco de paciencia y esperar unos meses a los resultados deseados. Eso sí, piensa que siempre deberás combinarlo con una alimentación equilibrada.

 

10 usos del aceite de coco para tu belleza

Tu piel resplandecerá como nunca con el aceite de coco y el brillo de tu pelo causará sensación. Úsalo para engrosar tus cejas, para después del afeitado, para luchar contra la calvicie, para acabar con las manchas de nacimiento, como exfoliante corporal, para las picaduras de insectos, para mitigar los efectos de las contusiones, para sanar quemaduras, como protector de labios,  para nutrir la piel del bebé y un largo etcétera.

¿Te parecen pocas razones para que no te falte el aceite de coco en tu despensa?

Artículos relacionados:

 

VIDEO SOBRE EL USOS DEL ACEITE DE COCO:

Referencias:


Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.