El sabor de las semillas de chía, (Salvia Hispánica L.) es muy agradable y suave, pudiéndose usar en todas tus recetas, salsas, batidos, panes y postres. Se trata de un alimento muy versátil, con una alta concentración en nutrientes.

Alimento con una alta concentración en nutrientes

De un tiempo a esta parte, la chía está en boca de todos y hasta las divas de Hollywood proclaman sus bondades, entre las que destaca el hecho de que es una excepcional fuente de ácidos grasos esenciales omega 3.

 

Cómo consumir las semillas de chía

Decídete a tomar chía tanto si lo que pretendes únicamente es alcanzar una agradable sensación de bienestar general como si, además, quieres bajar de peso. Ponte manos a la obra y los resultados no se harán esperar:

  • Su digestión es muy sencilla pues sus nutrientes son asimilados con rapidez por el organismo
  • Puedes consumirla tanto en tus recetas preferidas como en bebidas del tipo de agua y zumos
  • Una opción es añadirla a tus aliños de ensaladas
  • Agrégala a tus postres y quedarán deliciosos
  • Obtén el gel mediante la mezcla de 1/3 de una taza de semillas de chía a la que añadirás 2 tazas de agua
  • Remueve hasta obtener dicha mezcla
  • Conserva en la nevera y ¡a disfrutar de su sabor a nuez!

Cómo consumir las semillas de chía

Un alimento que arrasa a su paso y es que es merecedor de todos los elogios por ser tan saludable como apetitoso…

 

Otras formas de prepararlas

Mézclalas con agua y agrega el zumo de un limón y azúcar. El resultado es la conocida como “chía fresca”, una sabrosa bebida procedente de México y América Central.

Prueba a añadir también los brotes tiernos de semillas de chía a tus ensaladas. Fácilmente digeribles, están plagados de minerales y vitaminas. Otra posibilidad es la de espolvorear la chía directamente sobre tus ensaladas, añadirla a los lácteos o cereales o bien molerla para agregar a sopas, purés, batidos, etc.

Como ingrediente en productos relacionados con panadería no tiene precio, al punto que las muestras adicionadas con  chía arrojan un contenido más alto en proteínas, lípidos y en fibra dietética del producto que se obtiene.

Ahora bien, si quieres lograr los mayores beneficios para tu salud, consume las semillas de chía de forma natural, mejor que como aceite o suplemento. Igual que les ocurre a las nueces, no contienen colesterol, al ser bajas en grasas saturadas. Eso sí, su densidad en calorías, como la del resto de semillas y frutos secos, recomienda consumirlas con moderación.

Para ello, añádelas a la avena, al yogur o a otros alimentos que sean húmedos. De esta forma, las semillas secas se pondrán gelatinosas y blandas, lo que hará que pasen casi desapercibidas en tus comidas.

  • En el desayuno, será suficiente con que espolvorees 1 o 2 cucharadas (15 o 30 gramos) sobre la avena, cereal o yogur.
  • Lograrás tomar un bocadillo saludable o un almuerzo liviano, agregando de 1 a 2 cucharadas (15 o 30 gramos) a una taza de queso cottage.
  • Añádelas a los ingredientes húmedos de tus sándwiches. Para los sándwiches salados, opta por las socorridas ensaladas de atún o de huevo; si te gustan los sándwiches dulces, no tienes más que poner la chía en la mantequilla de avellanas o de maní.

Espolvoréala  sobre la comida, lo que hará que mantenga su crocancia. Las semillas continuarán crocantes, que es como les gusta a muchos, sobre un alimento seco. Pero, incluso si las espolvoreas en la superficie de los alimentos húmedos, no tienen por qué volverse gomosas, hay que mezclarlas primero. Prueba a echarlas sobre tus ensaladas o a decorar con una pequeña cantidad un budín.

Si los comensales que tienes en casa no están por la labor de consumir las pequeñas semillas, añádelas en tu ensalada de patatas o de pastas frías, agregando 2 cucharadas (30 gramos) de ellas a un tazón contundente de ensalada de patata o de pasta fría y revuelve.

 

¿Y si pruebas a hacer con ellas barras de granola?

Es una sugerencia de lo más rica. Busca tu receta de barras de granola predilecta y agrégale 2 cucharadas (30 gramos) de semillas de chía. Una sencilla receta sin cocción es aquella a la que añadirás las semillas a una taza de dátiles procesados y deshuesados, ¼ de taza de mantequilla de maní o de otra nuez, 1 ½ tazas de avena arrollada, ¼ de taza de jarabe de arce o de miel y 1 taza de nueces picadas. La mezcla que obtengas la echarás en una cacerola y la pondrás en la nevera con el propósito de que solidifique. Puedes tostar la avena antes de agregarla.

Como ves, las semillas de chía te abren un mundo de sensaciones gastronómicas, solo tienes que explorarlas…

Aquí tienes información sobre dónde comprar las semillas de Chía.

 

VIDEO: COMO TOMAR LA SEMILLA DE CHÍA PARA ADELGAZAR

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.